- Berlín -

Conocé a una de las ciudades más influyentes del mundo

Historia

Breve historia de la ciudad de Berlín

Berlín tiene una historia intensa, que se hunde en la edad media y que ha tenido su punto culminante en el siglo XX, donde ha ocupado una posición central en los grandes acontecimientos que han definido la historia del mundo. Los hechos más destacados son los siguientes: Berlín, en comparación con otras ciudades europeas, tiene una historia joven. Son apenas 800 años de vida, pero de una vida única. Los primeros siglos de la ciudad Nace en 1307, cuando se fusionan las ciudades de Cölln y Berlín, dos pueblos fundados alrededor del 1200. Así se forma una sola ciudad de 7.000 habitantes que conserva el nombre de Berlín. En 1415 fue elegida capital del estado de Brandeburgo, uno de los muchos estados que componían el Imperio Romano Germánico. En 1701, Berlín se convierte en la residencia real de los Hohenzollerns. La realeza local crea un nuevo país llamado Prusia. Con Federico II, El grande, (1740-1786) comienza la nueva reorganización arquitectónica de la ciudad.

Historia Moderna

La historia moderna de Berlín comienza en 1871. Prusia derrota a Austria, a los daneses y luego a Francia. Todos los otros reinos alemanes, como Baviera y Sajonia, se suman al triunfo e invitan al rey prusiano a convertirse en Káiser (emperador) de Alemania. Berlín se convierte en una de las ciudades más grandes e importante del mundo, pasando a ser un referente cultural, arquitectónico y centro financiero a nivel mundial.



Berlín desde la I Guerra Mundial

El último Káiser, Guillermo II, no muy hábil en asuntos de relaciones exteriores, lleva a Alemania a la primera Guerra Mundial. Tras el Tratado de Versalles, Alemania se convierte en democracia, dando lugar a la República de Weimar, ciudad donde se traslada toda la administración política nacional, ya que Berlín era muy peligrosa. En los años veinte, florece la vida cultural. Berlín es centro de representaciones teatrales innovadoras, estrenos de películas llenos de glamour, varietés de gran vivacidad y una vida nocturna incomparable. Así, pasa a ser el centro de los "dorados años veinte". Pero al mismo tiempo, después de la Primera Guerra Mundial, se vive una gran crisis, lo que ayuda a Hitler a llegar al poder en 1933, enfatizando el nacionalismo, el antisemitismo y el anticomunismo. Después de reestructurar la economía y rearmar las fuerzas armadas, estableció una dictadura totalitaria, persiguiendo a judíos, comunistas, homosexuales, artistas y cualquier opositor al régimen. Al terminar la Segunda Guerra Mundial la ciudad quedó reducida a escombros. Tras la derrota del régimen nazi, y al igual que sucede con el resto del país, Berlín fue dividida en cuatro sectores bajo administración de los aliados y soviéticos. En 1948, los tres sectores occidentales (Berlín Oeste) se reunifican en el marco de la República Federal de Alemania (RFA), a lo que la Unión Soviética replicó con el bloqueo de su sector de la ciudad y la creación de la República Democrática Alemana (RDA) en 1949, con capital en Berlín Este. El 13 de agosto de 1961, la RDA comienza a construir el muro de Berlín alrededor del sector occidental. Esto dividió la ciudad y a sus habitantes de la noche a la mañana y durante casi veintinueve años. Los berlineses celebraron la caída del muro el 9 de noviembre de 1989. Desde entonces, Berlín ha vivido muchos cambios, entre ellos volver a ser la capital de Alemania.